La sociedad y el mundo entero está lleno de gente diversa, Las personas con sindrome de Down forman parte de esa diversidad como seres humanos. ¿Por qué, entonces, hemos de hacer distinciones? Hoy vamos a tener el placer de conocer a Carlota, y a sus dos hijos: Ivan de 17 años y a su hermana Mélani de 22. Ellos son tres personas muy distintas pero que comparten un gran nexo: una familia, una vida llena de alegría e ilusión, y un reto: Conseguir que Mélani sea una persona lo más independiente y autónoma posible.






Més noticies