Linda García es una persona de tan sólo 52 años. Tan sólo 52 años porque tiene la vitalidad de alguien de 18 años, desprende energía positiva por todos los poros del cuerpo y generosidad que no se la acaba.Linda es una de esas personas que han descubierto que la felicidad es algo simple. Que se encuentra a diario cuando sale el sol y que continúa cuando se pone. Desde hace 5 años dedica todas sus tardes y ratos de fin de semana a ayudar a niños, y a sus familias, que ha tenido la mala suerte de padecer una enfermedad oncológica. Y nos confiesa que es realmente apasionante.






Més noticies