La cámara fotográfica es un artilugio mágico. Filtra la imagen que tenemos del mundo hasta transformarla en aquello que sentimos. Con ella podemos congelar instantes del tiempo. Momentos fugaces que marcan una época. Y sentimientos que, un segundo después, ya son pasado.






Més noticies