Emilia Daimiel es una mujer especial. Y lo que la hace especial es su determinación. Cordobesa de nacimiento y emigrada a Cataluña con 33 años siempre supo que su destino caminaría de la mano de niños y niñas. Lo que ella deseaba era convertirse en profesora para transmitir sus conocimientos. Pero por encima de todo poder dedicar su vida a educar a esos pequeños que con el paso de los años se convertirían en el futuro de la sociedad. Ese sueño...ya es realidad.






Més noticies