Ana es una persona muy cercana a sus pacientes, tanto es así que muchos la consideran una vecina más del barrio. Y aquellos que la conocemos un poquito podemos decir que ante todo y por encima de su profesión es una excelente persona a la que le gusta ayudar a los demás. Posiblemente esta esencia natural sea la que la empujó a estudiar medicina y dedicarse de pleno a la medicina de familia.






Més noticies