Jesús S. García y Montse Freire. Unidos por una causa común

Jesús S. García Roldán, de 31 años, nacido y residente en Sant Boi de Llobregat comenzó a interesarse por el activismo LGTB+ a su paso por el Casal Lambda, un referente desde hace más de 40 años en la lucha por los derechos del colectivo.

Allí, tomó conciencia de la necesidad de luchar por la igualdad descubriendo que las pequeñas gestas hacen cambiar realmente la sociedad en la que vivimos, para hacerla más igualitaria y justa para todos.

Actualmente, delegado de Violeta Sant Boi, compagina su voluntariado en ambas entidades. No obstante, para él Violeta ha supuesto una manera de abogar a pie de calle, por la igualdad de personas con una orientación afectivo-sexual y/o expresión e identidad de género, no heteronormativa y/o poco o nada visibilizadas socialmente.

Con la perspectiva que le ha dado la implicación reivindicativa en favor del colectivo y la convivencia con la LGTBIfobia que socialmente nos afecta aun a día de hoy, cree necesario un esfuerzo por parte de todos, para que personas homosexuales, trans, bisexuales y de cualquier otra orientación sexual o identidad de género, puedan disfrutar plenamente de un trato normalizado y no discriminatorio en ninguno de los ámbitos de esta sociedad.

Violeta Sant Boi, tiene una principal pretensión y es promover valores de convivencia dentro de la sociedad santboiana, en los que por desgracia poco o nada se había trabajado para mejorar. Por suerte, esta situación está cambiando gracias a la colaboración encomiable del Ayuntamiento de Sant Boi, quien desde el área de igualdad entre otras, trata de dar cabida a las necesidades que como en este caso, reivindica la entidad a la que representa en el municipio.

La línea a seguir para “Violeta” es clara, y es la del trabajo constante con una visibilidad plena dentro del marco social, ya sea en actos conmemorativos, conferencias o en un servicio que ellos llaman Punto de Visibilidad, que trata de aunar no solo información, hasta ahora limitada en los pueblos, sino ser una herramienta más para el activismo. En el caso de Sant Boi, su sede se encuentra en Can Massallera (C/ Mallorca, 30), en el despacho 7, todos los jueves de 19:00 a 21:00 h.

La LGTBIfobia sigue presente en las calles, pero la existencia en municipios como Sant Boi o Viladecans de entidades como Violeta y la admirable labor de sus voluntarios, hace posible que podamos soñar con una sociedad más plural y tolerante con algo tan natural como es el respeto hacia la orientación afectivo-sexual y/o expresión e identidad de género ajena.

Montse Freire Claramunt, de 63 años, nacida en Vilafranca del Penedés, reside desde el 1977 en Viladecans. Ella es una persona que estuvo casada y tiene dos hijos y tres nietos.

Actualmente y desde hace 27 años convive con su actual mujer con la que contrajo matrimonio hace ya 11 años.

Montse es la representante de la Delegación de Violeta Viladecans, sede que se abrió en septiembre del 2016, y que dispone de un despacho cedido por el Ayuntamiento en el Ateneo d’Entitats Pablo Picasso, donde atienden consultas martes de 11 a 13 horas y jueves de 18 a 20 horas.

“Violeta” tiene diferentes sectoriales y Montse, concretamente, es la representante de Violeta Grans cuyo objetivo es el de unificar esfuerzos para afrontar las problemáticas de las persones mayores LGTBI+.

Su real y gran motivación es conseguir el reto de que los municipios y pueblos les acepten tal y como son, personas cuya única diferencia con el resto es su opción y determinación sexual al amar a otras personas del mismo sexo. El lema de Violeta es “Por la Visibilidad en los Pueblos” ésta es su gran batalla.

No todas las poblaciones acogen a las entidades LGTBI con la misma cordialidad y apoyo, por supuesto. Pero Montse y “Violeta” en este caso han encontrado en el departament d’Igualtat del Ayuntamiento de Viladecans un aliado que les ha acogido y facilitado enormemente su tarea potenciada por la reciente adhesión de la ciudad a la Xarxa de Municipis LGTBI.

Los objetivos que tiene Violeta Viladecans es el de la visibilización de las personas LGTBI y su plena integración en la sociedad. Y para ello se implican activamente en todas las actividades posibles ya sean charlas en colegios y Casals de Gent Gran o estando presentes en actividades ajenas al colectivo.

Desde Violeta Viladecans y sus socias/os y voluntarias/os apoyan a personas LGTBI en el caso de que necesiten ayuda, ya sea acompañamiento, asesoramiento, trámites o derivación a profesionales como Abogados, Psicólogos, Servicios sociales etc. Para este fin reciben formación de la Ley 11/2014 del 10 de octubre.

Montse nos recalca en nuestra entrevista que todas las personas tienen cabida en la asociación ya sean LGTBI o heterosexuales, “de hecho las personas que tengo como apoyo y ayuda son mayoritariamente heterosexuales”.

Otras sectoriales que tienen en “Violeta” son: Transexualidad, Familias, Educación y Social, ITS/VIH, STOP Bullying, Diversidad funcional.


Més noticies