Estefanía Molina. "Aprender a convivir con un trastorno alimentario"

La bulimia nerviosa, comúnmente denominada bulimia, es un trastorno alimentario grave y potencialmente fatal. Es posible que las personas con bulimia tengan en secreto episodios de atracones, es decir, que coman grandes cantidades de alimentos y pierdan el control de su alimentación, y luego vomiten, para tratar de deshacerse de las calorías adicionales de forma no saludable.

Para deshacerse de las calorías y evitar así aumentar de peso, las personas con bulimia pueden usar distintos métodos. Por ejemplo, pueden inducirse el vómito con regularidad o usar laxantes de manera inapropiada, suplementos para bajar de peso, diuréticos o enemas después del atracón. O pueden usar otras maneras de deshacerse de las calorías y evitar aumentar de peso, como ayunar, adoptar una dieta estricta o hacer ejercicio de forma excesiva.

Estefanía Molina es una joven de 28 años que ha padeció bullying desde muy pequeña. Este hecho la marcó profundamente hasta el punto de hacer tambalear seriamente su autoestima.

Acostumbrada a esta situación Estefanía no se daba cuenta que una sombra negra y densa se cernía sobre ella. Y el eclipse anímico le sobrevino hace tres años, coincidiendo con su ingreso en un curso de cocina.

Dos de sus tutoras, psicólogas de formación detectaron que algo no iba bien. Estefanía actuaba de forma anómala con la comida. Se mezclaban episodios en los que se abstenía de comer para no engordar, con atracones sin medida y de manera compulsiva.

¿Quizás, en esta ocasión, el destino la había empujado a matricularse en este curso de cocina para tropezarse con personal que la podía alertar de su problema? Nunca lo sabremos. Pero el caso es que así fue.

A los pocos días Estefanía era citada junto a su madre en el despacho de la tutora para poner las cartas boca arriba encima de la mesa. Aquella reunión fue decisiva. Un punto de inflexión que la llevaría a tomar las riendas de su futura salud. La recomendación final fue la de visitar un centro sanitario especializado en el tratamiento de trastornos alimentarios.

A la semana siguiente Estefanía, su madre y una amiga muy cercana a ella se personaban en el Centro para después de un riguroso y minucioso reconocimiento físico y psicológico recibir la triste noticia de que quedaba confirmada la sospecha: Estefanía padecía un trastorno alimentario. Un trastorno que de no ser tratado adecuadamente podría acabar degenerando en problemas de corazón, ansiedad, depresión e incluso en pensamientos suicidas.

El diagnóstico fue un mazazo para Estefanía y para su amiga, ya que habría de empezar de inmediato tratamiento en una unidad especializada en trastornos alimentarios y asistir a sesiones de terapia grupal con personas que estaban pasando por lo mismo.

En ese momento Estefanía aún no era consciente de lo que le estaba ocurriendo, sólo abrió los ojos y poco a poco después de las visitas constantes con la psicóloga, las terapias grupales con sus compañeros de periplo, las conversaciones con sus tutoras del curso de cocina y muchas tardes en compañía de sus amigas.

Este es el inicio de una larga historia que Estefanía en primera persona se ha decidido a contar al resto del mundo mediante un blog muy personal. El objetivo de este blog: Alertar y orientar sobre la gravedad de la enfermedad a chicas que se encuentran en su misma situación.

Si estáis interesados en conocer más de Estefanía y su relación con la bulimia y la anorexia os animamos a visitar su blog y a contactar con ella en:

www.luchaalimentaria.blogspot.com


Més noticies